Operación de nariz o rinoplastia
Es una operacion realizada con el fin de producir cambios en el aspecto, estructura y función de la nariz. Se puede reducir o aumentar el tamaño, cambiar la forma de la punta, estrechar la anchura de las alas, o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Las intervenciones de nariz o rinoplastias pueden ayudar a corregir defectos de nacimiento, lesiones nasales, y algunos problemas respiratorios.

No existe un tipo universal de cirugía estética de la nariz que cubra las necesidades de cada paciente. La cirugía se diseña para cada caso, dependiendo de sus necesidades.
Las incisiones pueden hacerse por dentro de la nariz, o disimuladas en lugares poco visibles cuando se realiza una rinoplastia abierta. También puede realizarse cirugía nasal interna para mejorar la respiración al mismo tiempo que las rinoplastias.
Es una de las Cirugías Estéticas que exige de los cirujanos plásticos el máximo de sensibilidad, refinamiento quirúrgico y tacto frente a cada caso en particular. Cada nariz es diferente en cuanto a su estructura anatómica, con variaciones en el grosor y el tamaño de los cartílagos y los huesos, el espesor (grosor) de la piel, la edad del paciente, la forma del rostro, la herencia y otros factores.
Por estas razones, el resultado quirúrgico de las intervenciones de nariz o rinoplastias nunca es el mismo en dos narices distintas. Sin embargo, el resultado acostumbra a ser altamente predecible cuando son considerados todos los factores.
El mejor candidato para este tipo de cirugía es el individuo que busca la mejoría, no la perfección, en el aspecto de su nariz. Además, tener expectativas realistas, buena salud y estabilidad psicológica, son características importantes en un paciente que considere una rinoplastia.

 
 

Anestesia

En la mayor parte de las intervenciones de nariz o rinoplastias utilizamos la anestesia local y sedación. Se le administrarán medicamentos antes de entrar en la sala de operaciones para que sienta somnolencia y tranquilidad. A veces realizamos anestesia general. El tipo de anestesia varía según el caso y las condiciones del paciente.

 

Proceso Quirúrgico

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente.
En las intervenciones de nariz o rinoplastias, nuestro principal objetivo además de mejorar la forma de la nariz, es mantener o mejorar la función respiratoria de está. Por otro lado, la nariz no debe tener aspecto de operada.
La cirugía se lleva a cabo a través de unos pequeños cortes dentro de la nariz. A través de ellos se reduce la giba del dorso de la nariz, se trata la punta nasal, el tabique, etc. Solo en algunos casos de narices con forma compleja o en reintervenciones se realiza la llamada rinoplastia abierta, en la que se practica un pequeño corte en la columela (es ese puente de piel entre el labio y la punta nasal que separa las dos ventanas nasales).
No es una cirugía dolorosa.

 

Pre-Operatorio

Se le tomarán fotografías médicas pre-operatorias, que mostrarán su rostro en gran detalle. Esto permitirá evaluar su nariz y la relación de ésta con su rostro. Se estudiarán cuidadosamente estas fotografías antes de su operación, y serán colocadas en la sala de operaciones para tomar puntos de referencia.
No deberá tomar aspirina ni otros medicamentos que contengan Ácido Acetilsalicílico durante las dos semanas previas a la operación. La aspirina interfiere con la coagulación normal de la sangre.
Deberá notificarnos cualquier síntoma de infección, tales como un resfriado, un grano de pus en la nariz, fiebre, etc. durante la semana anterior a la operación.
Tratar de no fumar o de fumar lo menos posible durante las tres semanas previas a la operación es del todo aconsejable.

 

Tiempo Quirúrgico

Tiene una duración de 60 a 90 minutos.

 

Post-Operatorio

Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que ceden con medicación. Debe permanecer recostado con la cabeza elevada durante el primer día (excepto para ir al baño) y durante los 3 ó 4 días posteriores deberá dormir con la cabeza un poco incorporada. Notará que el hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos aumentan hasta alcanzar un máximo a los 2 ó 3 días. Aplicándose compresas frías disminuirá la hinchazón y se encontrará mejor. En cualquier caso, se sentirá mejor de lo que pueda parecer por su aspecto. La mayoría de los hematomas y de la hinchazón desaparecerán en unas 2 semanas (una mínima hinchazón, prácticamente sólo perceptible por el cirujano, podrá durar unos meses). Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. No deberá sonarse la nariz con fuerza durante una semana, más o menos, hasta que los tejidos cicatricen. Si tiene tapones en la nariz, éstos serán retirados en 1 ó 2 días, tras lo cual se encontrará mucho mejor. Después de una semana, o como mucho dos, se le retirará la férula de yeso, y los puntos de piel, si es que tiene.
La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, siendo capaces de volver al trabajo o al colegio en una semana más o menos. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas. Le proporcionaremos instrucciones concretas, algunas recomendaciones son: evite actividades extenuantes (footing, natación, hacer flexiones,…) durante 2 a 3 semanas, evite golpes en la nariz y tomar el sol durante 8 semanas, lávese la cara y aplíquese maquillaje con cuidado

 

Resultados

Durante los primeros días después de la cirugía, cuando la cara está hinchada y con hematomas, es fácil olvidarse de que nuestro aspecto va a mejorar y muchos pacientes pueden sentirse algo deprimidos; es un sentimiento normal. Día a día el aspecto mejora y el paciente comienza a sentirse más contento. En 1 ó 2 semanas, no parecerá que usted se haya sometido a una cirugía. La mejoría es progresiva y gradual, aunque un mínimo hinchazón puede mantenerse, sobre todo en la punta, durante unos meses. El resultado definitivo se obtiene en 1 año aproximadamente.
No se puede emitir un juicio sobre el resultado de una rinoplastia hasta que no hayan transcurrido varios meses, incluso un año. Este es el tiempo que precisan los tejidos para estabilizarse y las cicatrices para realizar su proceso de maduración. La intención de la rinoplastia es que la “nueva” nariz no llame la atención, y se integre plenamente en el contexto general de la cara produciendo un conjunto armónico y agradable, es decir, que no se detecte que ha sido intervenida.

Videos