Lifting Facial
A medida que envejecemos, los efectos de la gravedad, la exposición al sol y el estrés de la vida diaria se notan en nuestras caras. Se forman surcos profundos entre la nariz y la boca; las mejillas caen; aparecen alrededor del cuello grasa y arrugas. Un lifting cervicofacial no puede detener este proceso; sin embargo, lo que sí puede hacer es parar el reloj, mejorando los signos más visibles del envejecimiento, tensando los músculos de la cara, eliminando el exceso de grasa y redistribuyendo la piel de la cara y el cuello. El lifting puede realizarse aislado o asociado con otros procedimientos como la blefaroplastia o la rinoplastia. El lifting frontal corrige la caída de las cejas y las arrugas de la frente y de las cejas.

El proceso de envejecimiento facial se manifiesta por una serie de cambios cutáneos, como son: la atrofia de la dermis, la destrucción de las fibras elásticas y la atrofia de las glándulas sebáceas que dan a la piel un aspecto de sequedad.
Estos cambios producidos por el proceso de envejecimiento facial, unidos al efecto de la gravedad, conducen a una progresiva flacidez cutánea que va afectando a toda la cara. La grasa tiende a acumularse en determinados lugares, como la región submental, originando la “papada”.
Con la ritidectomía lifting se trata toda la superficie de la cara y del cuello, se soluciona la caída de las cejas, se elimina el aspecto de cansancio y tristeza en el rostro, y se recupera la juventud y tersura del cuello.
Los candidatos ideales para someterse a un lifting son aquellas mujeres u hombres cuya cara y cuello comienzan a “caerse”, pero cuya piel conserva todavía cierta elasticidad. La mayoría de los pacientes tienen entre 40 y 60 años, pero también puede realizarse con éxito entre los 70 y 80 años. Un lifting puede hacer que parezca más joven y que aumente la confianza en sí mismo, pero no le proporcionará un aspecto completamente distinto, ni puede restablecer su salud o vitalidad.

Anestesia en Lifting Facial

Se realiza con anestesia general o local y sedación.

 

Pre-Operatorio

La buena comunicación entre usted y su cirujano plástico es esencial. En la primera consulta evaluaremos la cara, incluyendo la piel y las estructuras óseas subyacentes y se discutirán las posibilidades quirúrgicas. Se comprobará su estado de salud incluyendo aquellos problemas que puedan complicar la cirugía, como la tensión arterial alta, los problemas de coagulación o de cicatrización. Es importante que nos haga saber si fuma o toma alguna medicación, especialmente aspirina.
Si decide someterse a un lifting se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención.
Le proporcionaremos instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Si lleva el pelo corto, puede querer dejárselo crecer antes de la cirugía para disimular mejor las cicatrices mientras éstas curan.
Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarla a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.
Se tomarán fotografías médicas pre-operatorias, que mostrarán su rostro con todo detalle. Estas me ayudan a evaluar su cara y sus ojos antes de la operación, y son colocadas en la sala de operaciones como referencia durante la intervención.

 

Rellenos de colágeno bovino

El colágeno bovino se extrae del tejido de vacas que se han criado en grupos cerrados libres de enfermedades y controlados permanentemente. Puesto que existe un 3 por ciento de probabilidad de que se produzca una reacción alérgica al colágeno bovino, se necesita realizar una prueba de alergia antes del tratamiento con este relleno labial. Zyderm® y Zyplast® son rellenos labiales de colágeno bovino que se han usado en más de 1.5 millones de pacientes en todo el mundo. Artecoll® es un producto de colágeno bovino que contiene esferas de polimetilmetacrilato, que permanece en los labios una vez que se absorbe el colágeno. Esto, según se ha informado, proporciona resultados de aumento del tamaño de los labios de gran duración o, incluso, permanentes.

 

Lifting Facial

El tiempo quirúrgico real variará según cada paciente. Un estiramiento facial generalmente requiere unas dos a tres horas.
La estancia normal en clínica es de una noche. Usted ingresará el día de la operación una hora y media antes de la intervención y se le dará de alta al día siguiente
La colocación exacta de las incisiones y los pasos de la cirugía varía mucho según las estructuras de su cara y la técnica preferida por su cirujano plástico. Las incisiones comienzan generalmente a nivel de las sienes, disimuladas en el pelo, se extienden por una línea natural que pasa justo delante de las orejas y continúa detrás del lóbulo de las orejas hacia la parte posterior del cuero cabelludo. Si es preciso trabajar sobre el cuello, se puede hacer una pequeña incisión detrás de la barbilla. Generalmente se separa la piel de la grasa y los músculos subyacentes. La grasa puede ser extirpada o liposuccionada alrededor del cuello y la barbilla para mejorar el contorno de la cara. Después se tensan los músculos subyacentes y, por último, la piel, extirpándose la que sobra. Tras la cirugía, se suele colocar un vendaje ligero.
En el lifting frontal la incisión se coloca en la frente, disimulada detrás del pelo, o en determinados casos, en el límite entre el pelo y la frente. La piel de esta zona se separa de las estructuras subyacentes, resecando los músculos responsables de las arrugas y el exceso de piel.

 

Post-Operatorio

Suele haber pocas molestias después de la cirugía; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación (si presentase dolor severo o persistente debe comunicárselo a nuestro equipo médico para que puedan prescribirle otra medicación). Es normal que existan ciertas zonas de la piel adormecidas; esta sensación desaparece en unas semanas o meses. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, para disminuir la inflamación. Si se le han colocado tubos de drenaje, éstos se retiraran en un par de días; los vendajes se retiran entre el primero y el quinto día tras el lifting. No se sorprenda por el aspecto hinchado y amoratado de los primeros días; recuerde que en pocas semanas su apariencia será normal. La mayoría de los puntos de sutura se retiran a los cinco días; los puntos del pelo se retiran más tarde.
La mayoría de los pacientes que se someten a un lifting se encuentran bien en 2 días, pero debe descansar durante la primera semana. Sea especialmente cuidadoso con la cara y el pelo, ya que estarán más sensibles durante un tiempo. Aunque le proporcionemos instrucciones concretas, algunas recomendaciones son: evite actividades extenuantes durante al menos 2 semanas, evite baños de vapor o saunas durante varias semanas y limite la exposición solar durante unos meses. Sobre todo descanse y permita que su cuerpo emplee toda su energía en una buena curación. Al principio, su cara le puede parecer extraña debido a la inflamación y sus movimientos faciales pueden parecer algo lentos. Pueden persistir algunos moratones durante 2 a 3 semanas, y se puede cansar con más facilidad. Para la tercera semana su aspecto será mucho mejor. La mayoría de los pacientes vuelven a trabajar entre los 10 días y las 2 semanas después de la cirugía. Si es preciso, puede aplicarse maquillaje para disimular algunos moretones.
Los puntos se empiezan a retirar a los 5 o 7 días. La cicatriz resultante queda escondida en el cuero cabelludo, por detrás de la oreja y justo por delante quedando en un tiempo de 6 a 10 meses blanca y prácticamente imperceptible.

 

Resultados

Los resultados son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Incluso después de que la hinchazón y los moretones desaparezcan, el pelo alrededor de las sienes puede ser fino y la piel estar algo seca y áspera durante unos meses. Las cicatrices del lifting quedarán disimuladas tras el pelo y en los pliegues naturales de la cara; en cualquier caso irán disminuyendo con el tiempo haciéndose poco visibles.
Un lifting no detiene por completo el reloj; su cara seguirá envejeciendo a medida que pase el tiempo, pudiendo incluso desear someterse a un nuevo lifting tras 5 ó 10 años. Sin embargo, los resultados son duraderos; tras varios años seguirá pareciendo más joven.

Videos