Lifting de Muslos y Brazos
El lifting de muslos y brazos es un procedimiento quirúrgico dirigido a mejorar la forma y tersura de las extremidades, además de reducir el volumen y la piel sobrante. Con la técnica de la tracción de la piel, que se basa en un estiramiento de la misma, se puede lograr una apariencia más juvenil -al elevar el tejido descolgado por la edad o por haber sufrido una pérdida importante de peso en poco tiempo.

El lifting de muslos se denomina también lifting crural, y el de brazos recibe el nombre de lifting braquial o braquioplastia. El primero de ellos consiste en eliminar la piel sobrante y el tejido graso localizado sobre todo en la cara interior de los muslos, mientras que el segundo está basado en el mismo procedimiento pero tratando la zona interna de los brazos.
El fin de ambas intervenciones consiste en conseguir una piel firme, tersa y alisada, eliminando el aspecto descolgado que, además, es un rasgo que da la sensación de envejecimiento.

 

La primera visita a su cirujano plástico

En su primera visita que realice usted tendrá la oportunidad de informar a su cirujano plástico por primera vez sobre sus objetivos. Con los datos resultantes de esta primera comunicación, nacerán las claves para poder ofrecerle un diagnóstico adecuado. Es el momento de examinar su cuerpo minuciosamente, medir sus proporciones, analizar su físico y obtener respuestas. Su cirujano plástico deberá ser lo mas realista posible e informarle de las posibles soluciones y de las técnicas más adecuadas para su caso, y le facilitará además datos acerca del tipo de anestesia que se utilizará en su intervención y sobre el hospital o clínica donde tendrá lugar, momento en el que usted ha de exponer las dudas que le queden sin ningún reparo.

 

La técnica y la elección de las zonas a tratar

En cuanto a la cirugía de los brazos, existen dos tipos: la simple, para pacientes jóvenes sobre todo y donde hay poca piel descolgada; y la que implica una extensión axilar y torácica. Esta segunda técnica se emplea en personas de edad más avanzada que tienen el llamado “brazo en péndulo”, y además su exceso de piel va desde dicha zona hasta el área torácica, bajo el pecho. Las incisiones, por tanto, son proporcionales siempre a la cantidad de piel sobrante, por lo que según los casos se utiliza una u otra técnica.
Lo más habitual es que la incisión se haga solamente en la cara interna del brazo, cerca de la axila, a través de la cual se inserta una cánula para liposuccionar la zona (eliminar la grasa) y después retirar también la piel que sobra. Todo este proceso se va llevando a cabo traccionando, estirando la piel tanto en sentido superior como medial.
En cuanto a la cirugía de los muslos, existen tres tipos: la que se centra en la cara interior de los muslos y que precisa de una incisión entre el muslo y el área del pubis; la que abarca tanto el frente como de parte externa de la pierna y donde el cirujano hace una incisión circular en la parte superior del muslo; y, por último, la destinada a retocar el aspecto de la parte media de los muslos mediante una incisión desde la ingle hasta el pliegue trasero de las nalgas. En los tres casos, el procedimiento es el mismo: extirpación de la piel y el tejido adiposo que se quiere eliminar, y posteriormente tensar la piel que queda. El proceso finaliza con la inserción de pequeños tubos de drenaje y con la realización de las suturas necesarias para unir la piel “separada” tras la incisión.

 

El preoperatorio

Para un lifting de muslos o brazos se aplica anestesia general, por lo que es necesario como en otras operaciones que se realice un análisis de sangre, una radiografía de tórax y un electrocardiograma. Todo ello le será prescrito por su cirujano plástico. Éste ha de identificar también las zonas de depósitos grasos y piel descolgada, y evaluar las condiciones de ésta.
Deje de fumar, el tabaco es muy perjudicial y los tejidos necesitarán aportaciones extras de oxígeno para regenerarse con la mayor rapidez posible, su salud se lo agradecerá y su cicatrización será siempre mejor.

 

Procedimientos antes de la operación

Unos días antes de la fecha prevista para la intervención, su cirujano plástico comprobará que los datos resultantes de las pruebas preoperatorias que le prescribió son lo suficientemente seguros para continuar con el proceso. Si usted es una persona sana, no habrá problemas para continuar y su cirujano plástico le citará definitivamente para el día y hora de la operación. Hasta esa fecha, continúe su vida con absoluta normalidad.

 

El día de la operación

Una vez efectuado el ingreso, se le entregará ropa interior aséptica y el cirujano dibujará en su cuerpo unas líneas que después servirán de guías para la intervención. Posteriormente la zona a intervenir se limpiará cuidadosamente y se recubrirá con una solución compuesta por yodo y otras sustancias, las cuales servirán para desinfectar toda la zona. Entonces conocerá al equipo de anestesistas, y aquí comienzan los preliminares de la intervención. Se le administrará anestesia general y usted quedará sumergido en un profundo sueño mientras se practica la operación. Cuando se despierte, le habrán colocado un vendaje u otro tipo de protección postquirúrgica similar en la zona operada.

 

El postoperatorio

Después de la intervención, quedará ingresada entre 24 y 48 horas según el tipo de lifting Cuando su médico le permita, recibirá el alta, guardando las precauciones que el cirujano plástico le recomendará, y tomando la medicación que le prescriba. Deberá guardar reposo hasta al menos el tercer día, sobre todo para que las suturas no se tensionen. También tendrá algunos hematomas, que irán desapareciendo en las próximas semanas.
Los vendajes postoperatorios se retiran también a los 3 días aproximadamente: hasta ese momento, no se duche completamente para no mojar la venda. Después, ésta se sustituye por una faja que debe llevar entre uno o dos meses.

 

La vuelta a la rutina

Durante los días siguientes a salir de la clínica usted irá sintiéndose cada vez con más fuerza para recuperar sus hábitos diarios. Al principio quizá note algo de hinchazón debido a los fluidos que se administran en la intervención. Sin embargo, con el paso de los días su recuperación se hará cada vez más evidente y, aunque depende de cada caso, con toda probabilidad despues de una o dos semanasya se sentirá con ganas devolver a sus ocupaciones normales.

 

Recomendaciones para después de la operación

No es recomendable que realice actividades intensas durante las cuatro primeras semanas. Hasta ese momento hay que evitar los movimientos bruscos relacionados con las áreas operadas, así como levantar objetos pesados, sobre todo si le han realizado un lifting de brazos o braquioplastia. Quizá le cueste al principio también conducir su vehículo, tanto si se ha operado los muslos como los brazos. Su propio cuerpo le irá avisando de los movimientos que puede hacer, recuperando su actividad paulatinamente. Tenga en cuenta que cada persona tiene un ritmo de cicatrización diferente, así que no existe una norma general para todas las mujeres operadas de esta clase de lifting. Su recuperación dependerá de este ritmo.

 

¿Cuándo me retirarán los puntos?

Antes de que acabe el primer mes de postoperatorio, a los 20 días aproximadamente, su médico o cirujano le retirará las suturas que le practicaron en la operación.

 

¿Notaré una mejora en mi movilidad si me someto a un lifting de muslos?

Al quitar la grasa se reduce volumen, y al eliminar la piel sobrante se evitan los molestos roces con otras partes del cuerpo (ejemplo: fricción de los muslos al caminar). Por tanto, además del evidente cambio estético conseguirá una mayor movilidad, y como consecuencia de esto podrá realizar más cómodamente también su higiene íntima, por ejemplo.

 

¿Tras el lifting necesitaré drenajes?

Los drenajes suelen ser necesarios en los primeros días de postoperatorio, aunque esta es una decisión que debe tomar el cirujano. Posteriormente, si acude a su kinesiologo, gracias a los drenajes éste le ayudara a rebajar la hinchazón y los edemas del área intervenida, y a que el tejido, la piel, se recupere en el menor tiempo posible. Este profesional, junto a su médico y cirujano, también le indicará cuándo puede retomar su actividad deportiva.

 

¿Se notarán mucho las cicatrices?

Las cicatrices, durante los primeros 3 o incluso 6 meses son visibles, debido a que esta clase de liftings conllevan incisiones normalmente amplias. Notará que sus cicatrices tienen un aspecto rosado, y son duras al tacto, lo cual es absolutamente normal.
Su propia capacidad de cicatrización también es muy importante y, si todo va bien, sus cicatrices serán finalmente pequeñas líneas muchas veces imperceptibles.

 

¿Necesitaré hacerme curaciones?

En efecto. Como norma general, durante sus primeras visitas postoperatorias su médico le realizará curaciones tópicas de la cicatriz. El fin es evitar infecciones y ayudar a la cicatrización.

 

¿Es recomendable el lifting si mi problema es el exceso de grasa, no de piel?

Cuando el exceso es sólo de grasa y no hay piel descolgada está más indicada la liposucción, o incluso la miniliposucción, que puede ser realizada bajo anestesia local.

 

¿Podré hacer mi vida normal y cuidar de mis hijos tras un lifting de muslos o brazos?

Al menos durante los primeros 15 días no debe levantar ningún peso, y si tiene hijos pequeños es necesario que busque alguna ayuda para realizar estas labores. Tenga paciencia, una buena curación necesita reposo.

 

¿Es cierto que la braquioplastia puede ayudar a erradicar un problema de sudoración excesiva?

Efectivamente, sobre todo porque al disminuir el volumen de la zona braquial tras la operación, los brazos quedan más ligeros y las axilas más libres de fricción y, por tanto, se producirá menos sudoración.

 

¿Qué es el llamado “brazo en péndulo”?

Como hemos explicado al comienzo de esta sección, el denominado “brazo en péndulo” se diagnostica en pacientes que tienen un exceso de piel descolgada en la parte superior del brazo, más incluso que la grasa interna. Por ello, esta zona tiene la apariencia de un péndulo porque la piel flácida tiene una caída muy prominente, y la acumulación de grasa que existe provoca que al mover el brazo dicho cúmulo se “balancee” con la piel sobrante como “soporte” de ese movimiento.

 

¿Puedo ir a la playa después de someterme a este tipo de intervención?

Guardando las debidas precauciones y protegiéndose del sol puede usted ir a la playa y bañarse, una vez haya pasado el periodo de convalecencia de 1 mes. Es importante no exponer las zonas operadas a los rayos solares o UV durante las primeras cuatro semanas.

 

¿Podré ir al gimnasio y hacer deporte?

El ejercicio físico puede ayudarle a acelerar su recuperación, por lo que es altamente recomendable cumplir un programa de ejercicios tras la intervención. De este modo conseguirá rebajar la inflamación, minimizar el riesgo de trombosis venosa (en las piernas) y, además, tonificar los músculos. Este tipo de ejercicios han de estar controlados por un profesional, por ejemplo un fisioterapeuta.

 

¿Puedo mantener relaciones sexuales?

Normalmente, pasados 15 dias de su intervención ya es posible mantener relaciones sexuales, en posturas cómodas y evitando la presión y el peso sobre el área o las áreas operadas.

 

¿Las zonas operadas perderán sensibilidad?

Sólo levemente y durante las primeras semanas, pero irá recuperándola paulatinamente, como en cualquier intervención de cirugía plástica.

 

¿Necesitaré masajes postquirúrgicos?

Es muy recomendable que el paciente se someta a masajes postquirúrgicos, aunque será su cirujano quien tome esta decisión. Los masajes suelen servir para liberar retenciones de líquidos, y para que su piel se vea lisa y tensa tras la operación.